Tu Publicidad Aca!
Alquimia / Ascensión Planetaria / Bienestar & Sanación / Conciencia Multidimensional / Misterios de la Tierra

Mi gran aventura con Ayahuasca

Mi gran aventura con Ayahuasca

Para leer este artículo en ingles, haga clic aquí!

Mi segunda experiencia con la planta medicinal Ayahuasca sucedió aquí en San Marcos Sierras durante la noche de un hermoso sábado en enero, con un grupo de chamanes modernos entrenados en Brasil/Perú que viven dentro de una comunidad fiduciaria. Un amigo, con cuyo esposo ya había tomado Ayahuasca hace un año, me informó de un grupo local que administraba plantas medicinales y me invitó a participar en la próxima. Como queríamos saber más sobre ellos antes de atender la ceremonia, acordamos reunirnos con su líder ceremonial, Juan, en su casa unos días antes, dentro de lo que resultó ser el círculo ceremonial actual, para consultarle sobre su proceso y asegurarnos de que crearían y mantendrían un espacio seguro para nuestro trabajo espiritual. Dentro de una hora el nos aseguró a nosotros que era parte de un grupo local (y también una red internacional de curanderos y curanderas) bien entrenado, capacitado, y, lo que es más importante, inspirado por el corazón y orientado al servicio planetario. Así que acordamos participar en el ritual nocturno de Ayahuasca del sábado por la noche, renunciando al tratamiento más extremo de kambo.

Cuando llegué antes de atardecer, Juan ya había establecido un gran círculo con un fuego con respaldos de troncos y de piedra para unos 20 invitados en un claro arenoso afuera de su casa de adobe en el monte. Pero como había traído una catre para acostarme, creía que era mejor estar fuera del círculo y lejos del fuego y su humo. Durante las siguientes 2 o 2.5 horas, siguieron llegando alrededor de 25 invitados más, muchos de ellos de un temescal ya acabando en una propiedad cercana. Al principio, me senté en el borde del círculo para ser parte de la energía del grupo, pero a medida que más personas buscaban su espacio de reposo, volví a mi catre para descansar y meditar. Juan comenzó a sahumar a todos que llegaron, aunque noté que no ahumaba a todos de la misma manera. Hizo encantamientos adicionales con algunos, o aclaraciones específicas de chakras, o exhalaciones particulares. A medida que el círculo se llenaba, Juan se acercó a mí y me dijo que ellos sentían que sería mas fácil mantener la energía del grupo si yo estaba dentro del círculo. Entonces me dirigió a un lugar al lado de una madre soltera con su infante. Instintivamente, me di cuenta de que eso no funcionaría para mí proceso y se lo dije. A sí que me encontró un lugar a pocos metros de distancia, justo fuera del círculo. Resulta que ¡tenía razón al desconfiar de ese bebé!

Los líderes de la ceremonia de sanación eran Juan y su esposa, un guardián del fuego que me recordó como un ser Na’vi nervudo de la película ‘Avatar’, un chamán de aspecto nativo, y dos mujeres que actuaron como guardianes del círculo. También hubo otros responsables de mantener limpios los tachos de vomito y vigilar a los niños dormidos en el edificio a 10 metros de distancia. Juan esperó hasta casi las 23hs para comenzar la ceremonia porque se esperaba que aparecieran aún más, pero nunca llegaron. Con todos los participantes ya establecidos, por fin se dirigió al grupo con una breve bienvenida y orientación. En este punto, apenas podía mantener mis ojos abiertos, estaba tan listo para dormirme, pero cuando me di cuenta de que todos los presentes tendrían que presentarse brevemente, me senté y esperé mi turno, pero solo dije lo agradecida que estaba. Sin embargo, internamente estaba estableciendo mi intención para la ceremonia de primero profundizar mi conexión con la Pachamama, y segundo realizar mi misión en la Tierra.

Lo primero en el menú esta noche era la administración inicial de Rapé, la mezcla fina de tabaco en polvo soplado en la nariz. En esta noche se ofreció Rapé antes de cada porción de Ayahuasca, pero solo lo tomé una vez.  Este aperitivo inusual provoca en mí un aumento intenso en el nivel de energía y un enfoque agudo de la mente. El primer golpe de Rapé por Juan entró en mi fosa nasal izquierda y se disparó hacia la parte superior de mi cráneo. No me ahogué ni resoplé, pero sentí que mi cerebro ardiendo y mi enfoque mental se redujo rápidamente a esta sensación. Esto me hizo dudar al inhalar por completo la sopla segunda en mi fosa nasal derecha, que en gran parte permaneció en mi nariz en vez de penetrar en mis sinuosidades. En realidad, eso me causó una incomodidad diferente, donde la mucosidad drenaba rápidamente de mi nariz, pero al menos solo la mitad de mi cerebro estaba en llamas ahora. Este efecto duró unos diez minutos, durante los cuales se escuchó a muchos alrededor del círculo toser y soplando la nariz por cuenta de la mezcla de moco y tabaco. Más tarde, cada vez que se ofrecía el Rapé o se usaba tabaco para sahumar el círculo o aplicarlo al fuego, experimentaba fuertes retrocesos a mi inhalación principal y me estremecía violentamente con cualquier exposición adicional. Esa reacción continuó hasta la mañana y en varios momentos yo recurrí a cubrirme la boca y la nariz para evitar sentir el Rapé y entonces convulsionarme de nuevo, pero esto también me impidió obtener los beneficios adicionales de la energía y la claridad que podía proporcionarme.

Después vino la primera de 3 copas de poción como almíbar ofrecida esta noche, y distribuida en dos copas, una a la izquierda de Juan y otra a la derecha. Al estar directamente enfrente de Juan y justo fuera del círculo, fui uno de los últimos en tomar de cada porción. El brebaje de sabor oscuro parecía tan familiar, algo parecido a los jarabes caseros locales preparados con frutos de chañar o tuna. Justo cuando volví a mi catre, se escucharon lamentos y gemidos de muchos abdómenes nauseabundos alrededor del círculo, y era obvio que sería una larga noche de purgas liquidas con este grupo. Para mí, el efecto fue absolutamente mínimo durante bastante tiempo después, y todo lo que pude percibir era un ligero efecto alucinógeno.

Mucho después del primer ofrecimiento de Ayahuasca, la niña de la madre soltera comenzó a llorar, luego a gritar dentro del círculo, y me refiero a un grito primal más aterrorizado que puedas imaginar originando de un infante. Aunque supuestamente se establecieron  mecanismos de protección espiritual alrededor y sobre el círculo, parte de lo cual pude percibir internamente como un domo de energía sobre el grupo, la cantidad y la calidad de la purga violenta ocurriendo por ellos que rodeaban la pareja de madre-hija eran demasiado para la inocente y claramente la dio susto de muerte. Esto nunca fue abordado realmente en el nivel espiritual por aquellos a cargo, quienes solo arrullaron al bebé y intentaron calmar sus temores. Nunca fue sugerido que este no era lugar para alguien tan joven sin la protección adecuada de los padres, de la cual la madre solo en su condición de trance era claramente incapaz de hacer. Después de lo que me parecía una eternidad de chillido, pero probablemente era no más que solo 15 minutos- es decir, 15 minutos en lo que nadie podía concentrarse en otra cosa que no sea esa- la madre se dio cuenta de que su bebé no iba a calmarse y salió del circulo y subió al edificio cercano que albergaba la cocina y otros niños dormidos. Solo allí la nena volvió a dormir, pero solo por unos minutos. El llanto desesperado comenzó de nuevo por un rato mas antes de que este bebé finalmente se durmiera y todos pudieron enfocar en su proceso una vez más.

Eventualmente, Juan se dirigió hacia mí después de un rato y me preguntó cómo estaba, y le dije que apenas sentí la medicina. Pero después de que su esposa también vino a verme, tocándome ligeramente en el brazo para despertarme, me di cuenta de que mi Kundalini ya comenzaba a subir y era palpable como una energía serpentina consciente que se desenrollaba en todo mi cuerpo, aumentando también el visiones que estaba recibiendo.

Aunque estaba flotando en el borde entre este mundo físico y los siguientes menos materiales, pude percibir cuando se ofreció la segunda copa que la madre de la bebé intentaba unirse nuevamente al círculo con ella para tomar su porción, y poco después, como predije, la niña volvió a despertarse aterrorizada y comenzó a contarnos a todos cómo le fallamos, incluso yo mismo. Estaba demasiado abrumado para expresar mi opinión en este momento. La madre finalmente dejó a la bebé afuera al cuidado de otra mujer. [NOTA: Para ser justo, antes de publicar este artículo, consulté a Juan sobre mi perspectiva de este episodio y él me dijo que este caso era una excepción para la madre soltera sin apoyo, me aseguró que este misma bebé estaba perfectamente tranquila en otra ceremonia, y que sus propios hijos pequeños, siempre presentes en estas ceremonias, nunca experimentan semejantes arrebatos. Sin embargo, después de escuchar mis inquietudes y las de los demás, ahora resistirá la presencia futura de cualquier otro infante tan joven que no sea su criá propia].

Algún tiempo después de que se sirvió la segunda porción, ya estaba sintiendo un efecto medicinal más completo y estaba en comunicación clara con Gaia, así que le dije que no estaba segura de si debía permanecer en mi trance o despertarme para recibir otro dosis. Pero ella me dijo que para contestar a todas mis preguntas necesitaría tomar la segunda copa también, y tal vez incluso la tercera. Por lo tanto, mucho después de que todos los demás ya habían recibido su segundo copa, me desperté lentamente de mi estado de trance y me dirigí al otro lado del círculo donde me esperaba Juan y un poco de magia. ¡Fue entonces cuando las cosas se pusieron realmente interesantes!

Todo comenzó con la limpieza del chakra raíz, que experimenté como una fusión completa de mis chakras de pies y raíz con el sustrato interdimensional o matriz de nuestra Madre Tierra y hacia el inframundo en su núcleo. Cuando la sensación de expansión hacia abajo y hacia afuera se apoderó de mí por primera vez, me parecía que me volvía más pesado y me conectaba con las energías mas densas de los reinos inferiores de la primera y segunda dimensión. Me asustó un poco al principio, esta sensación de presión y densidad, pero el calor líquido y la conexión nutritiva que la acompañaban superaron cualquier duda miá que ya estaba en los brazos acogedores de Gaia misma. Empece a preguntarme, ya que mi primer objetivo era comunicarme más profundamente con esta conciencia planetaria, si ella tenía un lenguaje único para comunicarse. Entonces me di cuenta de que ya estaba comunicando conmigo en su idioma- el lenguaje de la densidad, la comunión y el calor penetrante. Ella eventualmente comenzó a aconsejarme sobre ciertos asuntos en mi propia lengua. Pronto comencé a sentir en mi espíritu cómo se sentía ella para todas las formas de vida en y dentro de sus cuerpos y sentir la conexión energética y amorosa entre todos. ¡Se sentía como el cielo en la Tierra, y empezó a florecer mi chakra del corazón!

Permite me intervenir acá para mencionar el uso repetido en nuestro proceso ceremonial de música sagrada y curativa entre dosis medicinales, en contraste marcado con otras ceremonias de Ayahuasca. Una buena analogía es ir a trabajar en la oficina de una corporación ‘Fortune 500’ donde no se reproduce música y todo es negocio, mientras trabajas con cabeza abajo en tu cubículo; o, en vez, estas empleado por una empresa ‘startup’ trabajando sin particiones entre escritorios, donde se toca todo tipo de música para aumentar la productividad. En este caso, no se trataba de cualquier música, sino de la música folclórica que aborda específicamente el uso de varias plantas medicinales dentro de esta comunidad y cultura, así como invita a los espíritus de Pachamama y Kundalini a unirse a nosotros. El canto o tambores en grupo no tuvieron lugar durante toda la noche, solo esta música de guitarra única (para mí, de todos modos) y el canto de Juan (y eventualmente también de otros) que invocaba a la diosa enroscada para salir a bailar en deleite dentro de mi sacro y inconscientemente me activó repetidamente de una manera que mi mente consciente podía percibir mientras estaba en un estado semiconsciente pero lúcido. Mi Kundalini realmente comenzó a ponerse en acción de una manera mucho más fuerte de lo que había conocido antes. Era notablemente más serpentina en su naturaleza (delgado y resbaladizo con escamas, casi como un cobra pero sacudiendo) y comenzó a desenvolverse en varias partes de mi cuerpo desde los pies hacia arriba.

Luego, empezé a sentir el componente sexual del segundo chakra (ombligo) y las conexiones entre los chakras raíz/ombligo míos y de los demás. Tal vez guardara esa parte en privado, y solo cuento que nunca antes tuve sexo astral así tan primitivo, tan vívido e intenso, tan desinhibido- y también lo sentía mutuo, para nada proyectado o forzado. Así cómo podríamos interactuar todos naturalmente sin que nuestras normas sociales condicionales nos inhiban por varias razones.

A medida que esta experiencia de deseo carnal y espiritual comenzó a desvanecerse en el fondo, comencé a comunicarme más directamente con la entidad serpentina que había expuesto su esencia dentro de mi cuerpo. Aunque ella usó mi propio lenguaje para hablar conmigo, al igual que la Pachamama, interpreté su lenguaje particular como uno que siempre comunicaba la energía en movimiento, el movimiento rápido constante y la acción prudente. Esto condujo a un proceso intenso de autodescubrimiento, presentando a mi otras estaciones de identidad y entrenándome en las Artes Oscuras para reconocer los diversos implantes energéticos y bloqueos emocionales dentro de mis cuerpos físicos y espirituales, principalmente alojados en el chakra del plexo solar. Todo el tiempo sentía que estaba en una conexión clara y consciente con la conciencia planetaria, así como con el espíritu universal de Kundalini, pero nunca sentí una comunicación directa con el espíritu vegetal de la propia Ayahuasca.

En medio de la noche, me despertaron nuevamente los sonidos de ansiedad, pero esta vez de voces múltiples asombradas de lo que dijeron eran 3 estrellas chicas alineadas perfectamente en el cielo y moviéndose rápidamente hacia la luna parcialmente oculta, con lo cual al alcanzarla, parpadearon fuera de la vista, según los testigos. Me saqué de mi estado de trance e intenté enfocar mis ojos borrosos antes de que fuera demasiado tarde, pero no vi nada inusual, como la mitad del grupo había afirmado. ¡Vaya!

Lo que pude ver claramente, y durante toda la noche, fueron cascadas de colores vibrantes con tonos de arcoíris que giraban en mi visión interior. Más de lo que había presenciado en cualquier otra sanación o activación.

Alrededor de este mismo tiempo, pero no esta claro cuándo exactamente, me di cuenta de 3 caras extrañas que se revelaron ante mis ojos cerrados. Ahora, probablemente debido a las interrupciones ya mencionadas, mi recuerdo de los detalles y el orden de estas apariciones es la más confusa de todas mis experiencias de esta noche:

  • Creo que un Pleyadiano fue el primero en presentarse a mí, todavía no recuerdo su nombre o género.
  • otro fue ser reptiliano, tal vez Draco, que también se materializó en forma,
  • y finalmente, también apareció un ET de cara azu con ojos grandesl. Y cuando le pregunté su identidad o de dónde viene, ¡me respondió, Arcturus!

Pero como no puedo recordar más detalles de nuestras reuniones, solo puedo suponer que yo estaba integrando varias de mis otras identidades estelares estacionadas en otras lineas temporales y/o dimensiones.

Durante horas seguí acostado en un estado semi-comatoso, todo mientras estaba sacudido y agitado por la activación serpentina para aflojar los bloqueos energéticos y rellenar los vacíos nuevos.  Me convulsionaba en ráfagas continuamente a medida que el ser nervudo se desnudaba mi alma, incluso revelaba los 7 famosos pecados capitales y cómo me afectaban, y mucho más. Un tema serio fue la conciencia de las diversas consecuencias relacionadas con mi infatuación de toda la vida con la pornografía. Me mostró exactamente cómo solo se usaban las mujeres en las imágenes como peones para cosechar la energía mental y astral que invertí en ellas para alimentar entidades astrales, entre otras. Y me advirtió que un alma soberano no podía participar en tales acciones sin hacerse daño a si mismo y acumular karma negativo. Luego me desenchufó de las conexiones astrales, se vació mi mente y me aconsejó a borrar cualquier rastro de pornografía de mi computadora y mi vida.

Limpiezas de este tipo duraron al menos la mitad de la noche, durante los cuales nunca pude dormir profundo, en vez, tuve visiones lúcidas y conversaciones que detallaban mis problemas y bloqueos ocultos hasta el momento y los eliminé uno por uno. Otro ejemplo de muchos fue encontrar mi conciencia presente en el sitio de construcción de la casa de la madre de un amigo, luego viendo la última reunión con ella y preguntando mi mismo qué significaba todo esto. Kundalini me dijo que esta persona me había hecho daño al reaccionar a algo que le escribí a su hijo y que me había acordonado severamente con energía negativa. Incluso me mostraron los efectos específicos dentro de mis cuerpos y cómo eliminar todo. Esta visión curativa fue solo una en un proceso repetido de localizar nudos energéticos dentro de mi plexo solar, abordando los problemas subyacentes dentro de mi psique y mi ego problemático que los permitía drenar mi energía, y luego extirparlos quirúrgicamente con mi mente y manos, algo referido como ‘cirugía psíquica’. Me gustaría agregar que en NINGÚN momento tuve la necesidad o el deseo de vomitar o incluso aliviarme durante la ceremonia. Si, hubo un momento en que se hizo evidente que necesitaba purgar algo desde lo profundo, pero Kundalini me aseguró que NO era necesario vomitar para hacerlo, indicándome solo que deje mi boca abierta y respire profundamente a través de ella para dar a toda la negatividad otra forma de salir de mi sistema al momento en que se presentó.

De esta manera, exploré profundamente en el plexo solar trabajando a través de capas sobre capas y niveles, guiado por el espíritu para palpar masas de energía arcontica negativa con mi mano izquierda hasta que podía palmearlos y luego liberarlos.  Ella me guió la mente internamente para reemplazar las miasmas eliminadas con una palabra clave representativa de su sentimiento opuesto, mientras mi mano instrumental corría la energía hacia afuera y hacia abajo de mi cuerpo hacia el inframundo.

A medida que cada problema se solucionó, sentí un estímulo cranial como un borrador de memoria en mi mente hasta que ya no podía visualizar ni enfocar conscientemente mas en ese problema. ¡Es como si se hubiera eliminado por completo del disco duro de mi cerebro! Sin embargo, Kundalini me advirtió que al volver a visitar la imagen o el problema probablemente llevaría a reprogramar ese patrón en mi mente. Dicen que con mayor poder, viene una mayor responsabilidad. Por esas razones y probablemente más, se me comunicó que después de haber recibido la poderosa curación de esta ceremonia, nunca podría retroceder en ciertos temas como estés nuevamente sin experimentar consecuencias espirituales aún más graves, que sería mejor no tener que enfrentar.

Eventualmente, llegué a un lugar en el proceso donde todo lo demás ya había sido eliminado, excepto algunos temores tercos impulsados por el ego, los últimos y peores. La diosa serpiente me sugirió que la permita matar a mi ego y para rehacerme en su imagen liviana y flexible, pero por alguna razón no estaba dispuesto a soltar algunos temas centrales relacionados con la supervivencia física, y algo mas no bien claro. Y esta resistencia mía (realmente la del ego) impidió que la diosa reemplace todo lo que estaba acostumbrado a ser por 48 anos, lo que me impedía realizar mi destino final ya. Ella incluso me explicó que hasta que pudiera liberar estos últimos problemas centrales, tal vez durante una futura ceremonia de Ayahuasca, nunca me daría cuenta de todo mi potencial en esta vida (que se me mostró intuitivamente como la activación glandular/ hormonal completa, la sincronización completa de los hemisferios cerebrales, y la apertura/activación completa del tercer ojo), pero podía echar un vistazo de todo esto más tarde en la mañana…

Integración Monádica = Propósito Divino
Muchos de nosotros no podemos manifestar nuestro propósito divino y los proyectos destinados hasta que suceda esta alineación y encarnación de nuestra Alma Suprema o Mónada. Nuestro propósito divino es parte integrante de nuestra conciencia divina y no podemos manifestar un propósito sin nuestra inteligencia espiritual encarnada. Muchos de nosotros hemos estado buscando nuestro “propósito” cuando en realidad deberíamos enfocarnos para liberar y encarnar nuestros cuerpos espirituales. No podemos realizar nuestro verdadero propósito hasta que estemos encarnados en nuestra inteligencia espiritual monádica.
Aquellos que estén preparados para ser dirigentes en el próximo ciclo como parte del “cambio de la guardia” no pueden ser corrompidos, dañados ni engañados de que estamos en posesión o dueños de lo material. La inteligencia del Alma Suprema/ Monad es capaz de dirigir recursos sin agenda personal… No se permite la negociación del ego negativo o la superposición de la voluntad personal, nunca. No puede haber continuas “mentiras de omisión”, autoengaño o falta de claridad en ninguna circunstancia de nuestras relaciones que haya creado confusión en nuestras vidas. Debemos ver todo lo que se ha escondido en la sombra y ponerlo todo en el altar ante Dios…

https://ascensionglossary.com/index.php/Monad

Alrededor de las 07hs, el sol naciente comenzó a revelarse detrás de nubes densamente cargadas sobre el horizonte, trayendo con él una cacofonía de cantos de pájaros y chirridos de insectos. Aunque dentro del círculo, los cuerpos comenzaron a agitarse y las bocas comenzaron a charlar, yo todavía permanecía acostado en una estasis inducida por ofidios, impulsado a la acción solo por el temblor de la energía pitón en mis meridianos y el látigo de mis caderas a su ritmo escamoso, y por la última llamada de Juan para que los participantes se reúnan y compartan sus observaciones y sentimientos. En ese momento, luché por liberar mi mente consciente del alcance restaurador de la Kundalini solo el tiempo suficiente para unir las manos con todos en el círculo y ofrecer nuevamente mi agradecimiento por la oportunidad y el regalo de la medicina vegetal, antes de tumbarme en el catre de nuevo y caerme una vez más en un aturdimiento espiritual.

Mientras otros recogieron su conciencia y sus pertenencias antes de partir, los líderes del grupo comenzaron a preocuparse colectivamente por mi proceso y me acercaron repetidamente para preguntarme si estaba bien, pero casi sin tener uso de mis cuerdas vocales, apenas podía explicarles que no había nada para preocuparse, ya que estaba en comunión profunda con Gaia, y por favor, déjame terminar mi proceso. Esto trajo una respuesta confusa de la esposa de Juan, quien respondió que su hija se llamaba Gaia, después de lo cual tuve que asegurarle que estaba con la Gaia planetaria y no con la suya.

Mucho tiempo después del amanecer, sentí disminuir el proceso de auto-cirugía psíquica hasta que no hubo más problemas para resolver y el espíritu de Kundalini comenzó a liberar tan brevemente su morsa de acero, mientras aún me enviaba en estremecimientos ocasionales con cada latigazo suyo o bocanada de humo de Rapé. A medida que avanzaba la mañana, también avanzaba la proliferación de moscas ruidosas y exploradoras que se concentraban en el aroma maduro del vómito de Ayahuasca alrededor del círculo de fuego. Con esa provocación, me levanté para sentarme en el catre con la cabeza doblada, con los codos sobre las piernas, y los pies en el suelo, pero tenía poca fuerza o deseo de esforzarme más. Mientras recuperaba la conciencia, las hormigas rositas comenzaron a subir mis sandalias y me obligaron a ponerme los medios hasta que podía alejarme más.

Era cerca de este momento cuando el sol se liberó finalmente de su cortina de nubes oscuras y brilló con toda su fuerza en la mitad izquierda de mi cara. Gire mi cabeza un poco hacia él para recibir sus rayos gloriosos y así se abrió aún más mi tercer ojo y pude percibir su luz espiritual como formas de luz geométrica caleidoscópica, el lenguaje del sol espiritual, que bailaba y giraba en mi visión interior.

Agachada pero con la cabeza dirigida hacia el brillante orbe sobre mí, los chakras de mis manos comenzaron a canalizar cantidades extremas de carga solar y cósmica, que luego se dirigieron hacia la Tierra como si fueran magnetizadas por ella, por medio de mis dedos y manos fijados en su lugar colgados sobre mi rodillas. Se activaron aún más los chakras de mis pies también, y la energía central se elevó hacia arriba a través de mis piernas hasta que percibí como estaba atrapada en un abrazo íntimo entre el Logos Solar y su esposa, el logos planetario de la Tierra, Gaia. Pronto me di cuenta de que era una danza de amor supremo, una comunión cósmica. Yo (¡pequeño yo!) primero era un testigo inocente y ahora mediador oficial de los rayos eléctricos de nuestro padre solar y la fuerza magnética de nuestra madre terrestre; canalizando todo mediante de mi cuerpo de luz activado y el centro del corazón de loto de cristal despierto, hacia mi átomo semilla. La energía radiando del sol parecía mucho más poderosa que la que recibía desde mis pies, casi como si las frecuencias que me atravesaban impregnaron el suelo debajo de mí. Fue un acto de amor celestial y de alguna manera fui el hijo de esta unión espiritual planetaria de varilla y bastón, producto de su Hieros Gamos. Dentro de mi mente y cuerpo estaba integrando estas dos poderosas deidades de la Santa Madre-Padre y fusionando sus energías monádicas para convertirme en y hacer algo mucho más de lo que sabía que era o podría hacer o ser hasta este día – un ser Crístico solar.

Para leer más sobre un ser solariano, lee el artículo “Trenzando el Ser”.

Durante mucho tiempo estaba fijo en esta posición encorvada, simplemente anclando firmemente las frecuencias gloriosas de la unión sagrada en mi sistema ligeramente fundido. Juan volvió a aparecer, al igual que otros, que notaron que estaba atascado en la canalización y no interactuaba con el grupo. Cuando le expliqué a Juan lo que le estaba sucediendo, él entendió que todavía estaba en mi viaje fantástico y se sorprendió de mi cuento. También me preguntó si yo tenía ganas de vomitar o defecar durante el proceso, y le dije que no. Él me indicó que esto señalaba mi nivel de preparación energética. Con eso, finalmente me convencieron de al menos comer unas uvas y beber más agua para volver a encarnarme en mi cuerpo. Aún así, pasó mucho tiempo antes de que me sentí lo suficientemente seguro como para pararme en dos pies, e incluso así podía apenas avanzar. Mi cabeza se expandió enérgicamente alrededor de la corona como una gran sandía pesada. A medida que la fusión solar-gaia comenzó a disminuir dentro de mí, reuní suficiente conciencia como para ponerme de pie y caminar, tratando de mantener mis pies debajo de mí. Seguí tambaleándome en grandes círculos como un niño tratando de aprender a caminar por primera vez, solo que yo recordaba que ya caminaba. Tomé aún más tiempo para hablar normalmente. Hice innumerables vueltas alrededor del círculo de fuego y del jardín, todo el tiempo mientras me centraba y conectaba mi línea Hara con el chakra central de la Tierra y aumentaba mi ritmo hasta que podía navegar cómodamente las diversas ondulaciones en el paisaje con facilidad. Después de que la mitad del grupo ya se había ido, finalmente logré salir a la calle donde anduve con más velocidad en línea recta, pero me advirtieron internamente que no debo correr todavía. Caminé rápidamente hacia el círculo, recogí mis pertenencias y las llevé al auto, pero aún así no me fui porque sentía que no podía conducir. Cuando otros eventualmente se acercaron a mí para averiguar mi aventura, me di cuenta de que todavía no tenía el control total de mis cuerdas vocales, lo que hizo difícil compartirla. Intuí que esto también era una parte importante de mi recuperación, así que continué paseando mientras también entonaba para traer más conciencia a mi garganta, tal como lo había hecho en mis piernas.

Alrededor de las 09:45hs, me sentí lo suficientemente seguro como para conducir a casa, así que me despedí y les di las gracias, y a las 10hs estaba  limpiando (lentamente) la piscina esa mañana sofocante, pero aún deleitándome de la gloria que fue mi segunda gran aventura con la planta medicinal conocida como Ayahuasca.

 

Leer sobre mi Otra experiencia con Ayahuasca de 2020…

Si has encontrado un error ortográfico, notifica nos por seleccionar ese texto y presionar Ctrl+Enter. If you have found a spelling error, please, notify us by selecting that text and pressing Ctrl+Enter.

Visitas:490 Visitas Hoy: 3

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Spelling error report

The following text will be sent to our editors: