Tu Publicidad Aca!
Conciencia Multidimensional / Extraterrestres & Divulgación Total / Misterios de la Tierra / Parejas y Relaciones / Uncategorized

Trenzando el Ser- parte 8

Trenzando el Ser- parte 8
Comparte el Amor!

March 26, 2015 Alloya

Traducido por Punilla Link y editado para mayor claridad, corrección y concisión, con permiso del autor original. Notas del editor [entre corchetes].
Continuación de la Parte 7…El Santo Grial

Linaje familiar

Poco después de experimentar la aparición en mi cuerpo de luz del símbolo del logotipo solar, comencé a recordar cosas que había olvidado hace mucho tiempo. Mi viaje espiritual siempre ha quedado el mismo, parece que estoy en una aventura interesante y complicada. Siempre estoy buscando pistas y señales en el camino para guiarme a través del laberinto. Rara vez mi espíritu me dio o mostró mi camino espiritual de una manera lineal ordenada, fue mucho más divertido que eso. Mi espíritu me daba fragmentos, indicios, pistas y signos que encajarían con muchos momentos inspirativos, lo que llegué a llamar mi “los momentos con foco de luz sobre de la cabeza”. Ya sabes…esos momentos en que una pieza encaja perfectamente y perfectamente en el espacio hecho perfectamente para esta pieza del rompecabezas. A menudo tenía agujeros, piezas faltantes en mi rompecabezas, pero tarde o temprano la pieza encajaría y el rompecabezas cobraría vida y llegaría a saber más sobre mí misma. Me habían sucedido cosas en mi pasado, me habían dado información que no tenía sentido en ese momento, o más bien, no encajaba en ningún lugar de mi mapa de mi ser superior. No había descartado estas piezas, siempre las guardaba en en segundo plano, hasta que tuvieran sentido. A medida que este proceso se desarrollaba, comencé a encontrar fragmentos de información, piezas del rompecabezas que encajaban tan perfectamente en los vacíos que faltaban en mi sueño que realmente me sorprendió. ¡Todo comenzó con Egipto, como a menudo lo hace!

Hace varios años, tenía un nervio pinchado en el brazo y le pedí a una amiga que me curara. Ella era dudosa, porque dijo que no era una sanadora, sin embargo, supe intuitivamente que tenía que ser ella; así que después de mas persuasión ella me recostó y puso sus manos sobre mi brazo. Cerré los ojos y caí en un estado alterado…la habitación daba vueltas y vueltas y quería que se detuviera, pero no podía moverme para abrir los ojos y sentarme. Brevemente vi a muchos Zeta y otras caras ET mientras girando antes de que esto se detuviera y me desperté en otra vida.

Me encontré dentro de un templo o pirámide en Egipto. Mi amiga también estaba allí, pero en esta vida era una sacerdotisa egipcia. Estaba acostado dentro de un sarcófago con la tapa cerrada cuando escuché una voz en mi cabeza que me explicó que lo que estaba a punto de ver era al revés. Miraba mientras mi amiga quitó la tapa. Me acosté adentro vestida de sedas de colores, todos los colores del arcoíris; debajo de estos me vendaron, mi amiga me los quitó también. Debajo, mi cuerpo estaba pintado con jeroglíficos, estos eran códigos de navegación estelar. Tenía en mis manos el Ankh y el Gancho. Pregunté ¿quién era yo? las palabras, “Amenophis IV, Amarna Amuru”. Cuando regresé de la sanación, no podía mover mi brazo y mi amiga tuvo que frotarme para recuperar la sensación. Se sorprendió mi amiga porque podía sentir el gancho en mi mano. Recuerdo haberle dicho lo horrible que era, ya que estaba muerto, pero aún presente dentro de mi cuerpo. Podía sentir la rigidez de mi cadáver. Tenía la sensación de que la ascensión había salido mal y que estaría atrapada allí durante milenios. ¿Quién me liberaría? Fue realmente horrible.

Como sabía poco sobre el antiguo Egipto (esto fue antes de viajar a Egipto), cuando salí de esta sesión de sanación y me fui a casa, comencé a investigar en Internet. Descubrí que Amenophis IV había cambiado su nombre a Akhenaton. Era conocido especialmente por abandonar el politeísmo egipcio tradicional e introducir la adoración centrada en Aten, el dios del sol. Él construyó una ciudad en el desierto llamada Amarna.

Aunque sabía mucho sobre Akhenaton por las memorias de mi alma, nunca podría decir que yo era él, ya que no me sentía correcto. Sabía que me llamaba Amarna Amuru. Akhenaton murió joven por ser envenenado por el parquet, que usamos como un herbicida moderno, pero era utilizado para envenenar a las personas en el antiguo Egipto. cuando recordé esta vid por primera vez, no sabía sobre el parquet; Pensé que había inventado la palabra, hasta que estaba hablando con una amiga y ella me dijo que el parquet era una palabra real y lo que significaba. Sabía que Akhenaton era muy fino y femenino en su cuerpo. ¿Había estado muy cercano a él de alguna manera?

Decidí buscar el nombre de Amarna Amuru nuevamente todos estos años después y descubrí las páginas siguientes de mi historia. Me enteré que los Amuru eran seres serpientes, humanoides serpentinas, que originalmente provenían de Lemuria y eran sabios lemurianos.

Antiguas líneas de sangre lemurianas de los Aramu Muru.
En los últimos días de Lemuria, el Aramu Muru estableció los Anillos de cada uno de los Niños del Sol. Con cada Anillo individual, se designó un círculo compuesto por 13 sacerdotes y 13 sacerdotisas, una figura principal se convirtió en el líder espiritual simbólico elegido o Aramu. Aramu Muru para los hombres y Aramu Mayu para las mujeres; y así comenzaron las leyendas de los Señores del Anillo. Cada Anillo que fue elegido recibió instrucciones de llevar sus registros de sabiduría antigua a sus respectivas regiones y ocultar los artículos en lugares específicos, en lo profundo de las cuevas de las montañas antiguas; hasta que era el tiempo del despertar! Estos individuos fueron fieles en sus creencias y sabios en su comprensión de las enseñanzas originales. Cada uno había estado cercano al gran y sabio Sanat Kumara, el Kumara y la Escuela principal de Amén, Egipto, donde se decía que se encontraban las famosas Tabletas Esmeraldas entre estos registros antiguos traídos allí y enterrados debajo de la Esfinge. Se dice que más tarde, después del declive de la sociedad en Egipto, las Tabletas de Esmeralda fueron llevadas de su lugar de descanso a las Salas de los Registros en Yucatán por no otro que Nefertiti, la Reina de Akhenaton, quien era un Kumara y educada en la Hermandad. de los Siete Rayos “.
– tomado de ‘Solar Brotherhood of Light’.

Los recuerdos comenzaron a regresar… No me llamaban Amarna Amuru, esto era simplemente un título [como el “Señor Meru]. Había sido un sabio/consejero serpentino de Ahkenaton en la ciudad de Amarna, y yo era el santo Amuru de Amarna. Había sido parte de la Hermandad Solar, la Hermandad de la Serpiente.

Akhenaton recibió sus enseñanzas en la Hermandad de la Serpiente.

Los Kumaras eran los Hermanos Serpientes Solares, de los cuales yo era uno. Sanat Kumara es el descendiente directo de los Kumaras originales, que vinieron de Venus. Los Kumaras fueron y siguen siendo una orden altamente mística de la Gran Hermandad Solar, y yo fui parte de esta orden. Yo era un ser serpentino andrógino, una de la raza Originaria. Yo como este Amaru era solo uno de una larga línea de linaje de ascendencia serpentina que se remontaba a la historia de esta galaxia. Al bajar de la Fuente de toda la Creación por primera vez atravesando las dimensiones, salté de una a otra. Ahora, me doy cuenta que había extrañado mucho en el camino, y ahora estaba comenzando a llenar los vacíos. Estaba llegando a conocer las historias diferentes que contenía dentro de la identidad de mi alma. Parecía que todo comenzó con mi lado del Dragón.

Siempre supe en mi alma que era un reptiliano, sabía que era un aspecto prominente y a menudo otras personas lo veían. Recuerdo la primera vez que sucedió esto…estaba en un taller de capacitación para facilitadores de transformación. Durante este tiempo, trabajamos en pares e hicimos el ejercicio de mirar los ojos. Básicamente, contemplas (no con la vista fijada) los ojos del otro y ves como la cara cambia para mostrar vidas y existencias pasadas. Había visto a mi pareja cambiar a varios rostros humanos, obviamente los rostros de sus vidas pasadas, y había terminado viéndola en una forma superior de cuerpo de luz, que era absolutamente hermosa y me hizo llorar. Cuando llegó su turno, me sorprendió porque me miraba y después de 5 minutos tuvo una expresión de shock en su rostro. Y luego, cuando tuvimos la oportunidad de compartir nuestras experiencias con el grupo, me impactó escucharla decir: “¡Dios mío, es una maldita lagartija!” Nunca lo esperaba que nadie más pudiera verlo, creía que estaba disfrazado- ¡obviamente no! A partir de ese día, muchos más comenzaron a verme transformarme en muchas formas y razas reptilianas y serpentinas. He encarnando en muchos diferentes niveles de conciencia serpentina.

Maya Naga – un ser serpiente

El Amaru era un Naga, un sabio serpentino que tenía cientos de años, asignado aquí a la Tierra por los Kumaras – “Los Brillantes” [ o serpientes andróginas“] de Venus. En los Puranas hindúes, se los describe como los primeros maestros de Tantra Yoga en la Tierra. Enseñé las artes de la goza y el Tantra a los iniciados lemurianos dentro las cámaras interiores de Tierra.

Aunque tenía recuerdos de Venus y la familia real de Kumara, sabía que ese era solo un lugar donde había residido, no era mi hogar original. Originalmente, vine de la casa de Assuru en la constelación de Orión. Llegué a la Tierra por primera vez (después de pasar un tiempo estudiando la cultura de la Tierra en las extensas bibliotecas de Venus) durante los tiempos de Lemuria, donde había entrenado a los sacerdotes lemurianos en sueños lúcidos, felicidad y tantra, y viajes interdimensionales por agujeros de gusano. Cuando cayó Lemuria, dejé la superficie del planeta y viaé a las ciudades subterráneas en el reino serpiente de las Nagas.

Existe en India una creencia fuerte en la realidad de los Nagas, una raza de personas serpiente o lagarto que residen en dos importantes ciudades subterráneas (o civilizaciones), Patala y Bhogavati. Se dice que Bhogavati es bajo el Himalaya y desde allí, los Nagas hacen guerra a otros humanos y los subterráneos de los reinos subterráneos de Agharta y Shambala. Hasta hoy en día, millones de hindúes creen que Patala tiene una entrada en el Pozo de Sheshna, en Benarés. Según el herpetólogo y autor Sherman A. Minton, como se indica en su libro “Reptiles Venenosos”, esta entrada es muy real, con cuarenta escalones que descienden hasta una depresión circular, terminando a una puerta cerrada de piedra que está cubierta con cobras de bajorrelieve. En Tíbet, hay un santuario místico importante también llamado “Patala”, que según la gente se sienta encima de un antiguo sistema de cavernas y túneles, que se extiende por todo el continente asiático y posiblemente más allá. Los Nagas también tienen afinidad con el agua, y a menudo se dice que las entradas a sus palacios subterráneos están escondidas en el fondo de pozos, lagos profundos y ríos.

Las Nagas se describen como una raza o especie muy avanzada, con una tecnología altamente desarrollada. También albergan un desprecio por los seres humanos, a quienes se dice que los secuestran, torturan, se entrecruzan, e incluso comen. Supuestamente, el entrecruzamiento ha producido a una amplia variedad de formas, que rango desde un aspecto completamente reptiliano hasta casi humano. Entre sus muchos dispositivos están los “rayos de la muerte” y la “vimana”, o nave aérea voladora en forma de disco. Estas manualidades se describen extensamente en muchos textos védicos antiguos, incluidos el Bhagivad-gita y el Ramayana. La raza Naga está relacionada con otra raza del inframundo, los demonios hindúes o Rakshasas. También poseen, como individuos, “piedras mágicas”, o un “tercer ojo” en el centro de sus cejas, que muchos estudiantes del misticismo oriental conocen hoy como un punto focal para el chakra asociado con “visiones internas”, intuición y otros conceptos esotéricos. En China, los Lung Wang (Reinos Dragones) se parecen como las Nagas en muchos aspectos. Se dice que los Lung habitan debajo de la superficie de la Tierra o en el “reino celestial”, es decir, las estrellas y los planetas. Ellos también poseen una “perla mágica” en sus frentes, un ojo “místico” o divino, o fuente de poder. Al igual que las Nagas, se pueden encontrar algunas de las entradas a sus palacios o reinos debajo de lagos y ríos, o detrás de cascadas. Casi siempre, tales entradas están bien escondidas de los ojos intrusivos (o pies) de hombres y mujeres mortales ”. – tomado de http://www.hiddenmysteries.org/themagazine/vol10/articles/pics/dwellers1.shtml

Cuando me “desperté” por primera vez, comencé a mirar en el espejo donde enfocaba mis ojos y me miraba a la cara en el espejo, y pedí percibir cómo parece mi alma. Me sorprendió que me mostraran la cara de un extraterrestre como mi alma. Una de las características más destacadas que tuve fue lo que apareció a primera vista como una joya en el lugar de mi tercer ojo. Cuando extendí la mano y la toqué, me sorprendió ver que no era una joya, sino una especie de apertura; era suave y de color rosa y luz emanaba de él. Esta fue mi perla de la Naga.

La ciudad de las Nagas está construida dentro de cuevas y cavernas que se forman naturalmente en el interior del planeta. Hay muchas entradas secretas a las cavernas y túneles, pero todas están programadas para parecer invisibles a todos los que no son iniciados. La tecnología Naga es de ilusión y disfraz, por lo que aquellos que no son de la raza serpentina rara vez encuentran las entradas a las cámaras secretas. Aquellos que son de tipo serpentino verán puertas y entradas, con tallas de serpientes que los rodean, que pueden pasar dentro fácilmente. Las entradas a menudo están ocultas en lugares aislados. Los túneles se corren hacia abajo rápidamente y son lisos como si estuvieran tallados por una tecnología que no podemos imaginar. Cuando hicimos estos túneles, utilizamos tecnología que nos permitió derretir la roca con el poder de nuestras mentes y la dirigimos para que mantuviera su forma de la forma que quisiéramos. Usando esta tecnología, creamos túneles para llevarte a las ciudades más profundas en la Tierra. A las serpientes les gusta el calor y las ciudades se construyen dentro de cavernas cálidas dentro de la corteza terrestre.

Las ciudades son hermosas para la vista, los edificios son perlados e iridiscentes. Las paredes de las ciudades emiten una luz etérica extraña que es de ensueño, y el aire es húmedo y vaproso. Las paredes y los pisos son lisos como la seda y brillan en colores iridiscentes que titilan- es divino. No hay esquinas afiladas ni líneas rectas, es circular y lisa, y muchos de los edificios tienen formas de geometría sagrada y la proporción dorada es muy evidente, como el interior de las conchas. Hay un aroma allí que es embriagador e intoxicante, probablemente alguna planta exótica. Los cristales grandes emanan la luz principal desde lo alto del dosel en la caverna. Brilla como un espejismo y la energía es intoxicante. Hay música tocada, se puede escucharla flotando a través de los túneles. El lugar es muy soñador, como si no estuviera vibrando al mismo ritmo de nuestro mundo tridimensional.

Bajo tierra, no hay tantas Nagas, como humanos en la superficie, y por lo tanto hay grandes espacios abiertos que son como parques tropicales donde animales que están extintos en la superficie viven aquí en armonía. Hay elefantes enormes con abrigos peludos, no muy diferentes al mamut lanudo. El ambiente es muy parecido a la jungla con grandes plantas de hojas suculentas, plantas y árboles que prosperan en ambientes húmedos y cálidos como los bosques lluviosos. Flores grandes con aromas embriagadores, pájaros y animales extraños y coloridos, lagartijas e insectos abundantes. Aquí hay armonía entre las Nagas y los animales y criaturas que habitan este mundo.

Durante la epoca de Lemuria, yo había sido un misionero y enseñé en la escuela yóguica de los Siete Rayos donde la presidí como Amarus- la palabra inca-quechua para Serpiente. Yo era el adepto Aramu o Amaru Muru, el Muru “Serpiente”. De Lemuria traje discos invaluables y el gran Disco Solar, que ahora estaba ardiendo en el pecho de mi cuerpo de luz.

“Su líder lemuriano era el adepto Aramu o Amaru Muru, el Muru “Serpiente”, quien trajo consigo invaluables registros de Lemuria y el gran Disco Solar, un objeto poderoso que había venido de Venus con los Hijos de Dios y luego fue colocado en uno de los templos importantes de Lemuria. Después de cambiar su nombre a Manco Kapac y fundar el Imperio Inca, Aramu Muru colgó el Disco Solar en el templo principal de los Incas, el Inti Wasi, el “Lugar del Sol”, que estaba cubierto por dentro y por fuera con gruesas láminas de oro. Después de la invasión española de Perú, el Disco Solar fue llevado al lago Titicaca y se dice que actualmente se encuentra en el fondo del lago sagrado…” – tomado de ‘Nuestro Objetivo: volver a unir las tradiciones espirituales del mundo’ por Mark Amaru Pinkham

Cuando llegó al poder Akhenaton, volví a la superficie para convertirme en su asesor como un Amuru sagrado en la ciudad de Amarna. Mi nombre era Ananda Hari y viví durante miles de años como este ser serpiente. Ananda significa ‘Felicidad’ y ‘Hari’ significa Avatar, soy un avatar de felicidad. Como Ananda Hari, soy una serpiente de felicidad de la octava dimensión. Soy la serpiente plateada. Yo soy el Uno compuesto de muchos. Soy el gusano que viaja por el agujero en el centro del ADN a la velocidad de la luz. ¡Soy superluminal!

Continuado en Parte 9…Tiempo para una lección de historia.

Si has encontrado un error ortográfico, notifica nos por seleccionar ese texto y presionar Ctrl+Enter. If you have found a spelling error, please, notify us by selecting that text and pressing Ctrl+Enter.

Visitas:402 Visitas Hoy: 12

Comparte el Amor!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Spelling error report

The following text will be sent to our editors: